Colesterol bueno y malo: HDL y LDL

Los niveles de colesterol son uno de los parámetros que más preocupa a buena parte de la población a la hora de hacerse una revisión médica. Los términos colesterol bueno y malo se encuentran en la cabeza de todos nosotros, pero no siempre somos capaces de diferenciarlos.

En este post queremos que conozcas cuál es el colesterol bueno y  cuál es el malo, entendiendo qué significan sus niveles y aplicándolos a diferentes segmentos de la población. Esto guarda especial relevancia, puesto que está demostrada la relación entre los niveles de colesterol y el riesgo de padecer ciertas  enfermedades circulatorias, cuestión que comentaremos más adelante. [1]

¿Qué es el colesterol HDL? ¿Y el colesterol LDL?

El colesterol está formado a partir de una sustancia grasa necesaria para el funcionamiento de nuestro organismo, ya que forma parte de células que lo componen. Aunque el colesterol se absorbe principalmente de nuestra dieta, también se produce en el interior del cuerpo, concretamente en el hígado.[2] 

El colesterol, no se disuelve en la sangre, sino que sería transportado por ésta, mediante unas partículas denominadas lipoproteínas, hacia aquellos órganos que lo necesitan.[3] 

Llegados a este punto, es necesario que diferenciemos entre dos tipos de colesterol: HDL y LDL, que principalmente se diferenciará por el tipo de lipoproteínas por las cuales esté siendo transportado.[2] 

Colesterol LDL

Si te estás preguntando si el LDL es el colesterol bueno o malo, debes saber que este tipo de colesterol será transportado por lipoproteínas de baja densidad (Low Density Lipoproteins), lo que hace que sea conocido como colesterol “malo”. Estas lipoproteínas transportan el colesterol al resto de células del organismo, y cuando se produce un exceso  de dichas partículas, éstas se acumulan en las arterias formando depósitos de grasa que son capaces de estrechar las paredes de las arterias por las cuales circula la sangre.[3] 

Colesterol HDL

Por otro lado, nos encontramos con la cuestión de si el HDL es el colesterol bueno o malo. El colesterol HDL es denominado así debido a las lipoproteínas que lo transportan. Las lipoproteínas de alta densidad (High Density Lipoproteins) serán las encargadas de recoger el colesterol de las distintas partes del cuerpo y transportarlo al hígado para que pueda ser almacenado o expulsado a través de la bilis.[3] Es por ello, que se le llama colesterol “bueno”, puesto que evita que se deposite en exceso en el interior de las arterias. Además, posee propiedades antioxidantes. Esto cobra importancia, ya que el colesterol puede llegar a lesionar las arterias al oxidarse, y si éste no se oxida, es menos problemático.[1]

¿Qué significan mis niveles de colesterol?

Si te has realizado un análisis sobre tu colesterol, es probable que te estés preguntando qué significados tienen dichos niveles, así como cuál es el rango adecuado en el que deberías situarte según tu género o tu edad. Por ello, te contamos un poco más sobre lo que deberías saber a la hora de interpretar dichos resultados:

  • Colesterol TOTAL: Se recomienda que se encuentre por debajo de 200 mg/dl. Entre los 200 a 239 mg/dl se consideraría elevado, siendo la cifra limítrofe. Con más de 240 mg/dl, debe reducirse, puesto que existen más riesgos de sufrir una enfermedad coronaria.[4] 
  • Colesterol “bueno” o HDL: Debe ser superior a 40 mg/dl en mujeres y 35 mg/dl en hombres.[5]  Un dato inferior a estas cifras, se considerará de mayor riesgo.
  • Colesterol “malo” o LDL: Un nivel óptimo se consideraría por debajo de 100 mg/dl. Para 100 a 129 mg/dl, estaría cerca o por encima de dicho nivel óptimo. De 130 a 159 mg/d sería un límite elevado. De 160 a .189 mg/dl se consideraría elevado. Y por último, de 190 mg/dl y superior, como muy elevado[4]. En algunos casos además, el nivel deseable de LDL puede llegar a ser incluso menor de 70 mg/dl por ejemplo para los pacientes diabéticos con hipertensión o menor de 55 mg/dl para los pacientes que ya han sufrido un infarto o ictus previamente [6].

Diferencias por género

Como hemos visto anteriormente, el género es uno de los factores que determinan los puntos limítrofes de los niveles de colesterol. Más aún, hay que tener en cuenta momentos determinantes que pueden tener lugar en el caso de las mujeres.

En el caso del embarazo, suele ser común que se sufran ciertas alteraciones en los niveles de lípidos en la sangre. Por ello, las embarazadas deben controlar estas cifras y extremar la precaución. También en el periodo de la menopausia, puesto que disminuye el HDL y suele aumentar el colesterol total y el LDL.[5]

Colesterol en niños

Cada vez son más frecuentes los casos de niños y jóvenes que registran unos niveles elevados de colesterol. Esto se debe en parte al tipo de dieta y al sedentarismo dentro de sus rutinas. En líneas generales, las cifras adecuadas en el caso de los más jóvenes, deberían rondar en el colesterol total en menos de 170 mg/dl, siendo normal entre 170 y 199 mg/dl y alto por encima de 200 mg/dl.[5] 

¿Cuáles son los riesgos asociados al colesterol?

Es importante conocer los riesgos que supone unos niveles en sangre de colesterol elevados. Está demostrado cómo las personas que presentan unos niveles de colesterol total por encima de los 240 mg/dl, poseen más probabilidades de sufrir un infarto de miocardio que aquellas personas que tienen esta cifra reducida por debajo de 200 mg/dl. La hipercolesterolemia no produce síntomas ni signos físicos, por lo que su diagnóstico deberá realizarse a partir de análisis de sangre.[5]

Esto sucede porque las células son incapaces de absorber todo este colesterol que circula por la sangre y el sobrante se deposita en las paredes de las arterias, pudiendo originar arterosclerosis.[5] 

Además, aquellas personas que tengan familiares con ciertas enfermedades cardiovasculares pueden tener riesgo de sufrir dislipemia, lo cual altera lo niveles normales de estas grasas, cuestión que provoca que deban someterse a análisis a edades tempranas.[5]

Por otro lado, si un enfermo que padezca ateromatosis presenta niveles bajos de colesterol, será más fácil que ese colesterol pase de la pared arterial a la sangre nuevamente y, allí, ser eliminado.[5]

Te recomendamos que consultes con tu médico a la hora de realizar revisiones periódicas en tus niveles de colesterol. Ten en cuenta que una dieta adecuada y el ejercicio físico, evitando el sedentarismo, serán tus mejores aliados para contar con unos niveles óptimos de colesterol en sangre.

[1] Página web: https://irp-cdn.multiscreensite.com/789c52f8/files/uploaded/colesterol-hdl.pdf última fecha de consulta 16/04/2020

[2] Página web https://medlineplus.gov/spanish/ldlthebadcholesterol.html última fecha de consulta 16/04/2020 última fecha de consulta 16/04/2020

[3] Página web https://tucsonhealthassociation.org/2018/01/colesterol-hdl-y-ldl/ última fecha de consulta 16/04/2020

[4] Página web https://www.heart.org/idc/groups/heart-public/@wcm/@hcm/documents/downloadable/ucm_316249.pdf última fecha de consulta 16/04/2020

[5] Página web https://fundaciondelcorazon.com/prevencion/riesgo-cardiovascular/colesterol.html última fecha de consulta 16/04/2020

[6] Página web: https://www.fesemi.org/informacion-pacientes/conozca-mejor-su-enfermedad/hipercolesterolemia, última fecha de consulta 5/06/2020